Cooperativa Ovina Río Bueno adquirió equipamiento gracias al apoyo del Gobierno Regional


La adquisición de equipamiento agrícola que permitirá cubrir diversas necesidades que tienen sus asociados. En eso consiste la iniciativa actualmente ejecutada por la Cooperativa Agrícola Ovina Río Bueno Limitada, gracias al financiamiento aportado por el Gobierno Regional de Los Ríos y su Consejo Regional.

El grupo de emprendedores, provenientes desde los más diversos sectores rurales de la comuna de Río Bueno, es uno de los 48 a nivel regional en verse favorecidos con el programa “Apoyo a emprendedores y empresas en economías locales”, el cual es ejecutado por la Fundación de Desarrollo Educacional y Tecnológico La Araucanía de la Universidad de la Frontera (Fudea Ufro), y que considera 8 millones de pesos de inversión por cada beneficiario.

El gerente administrativo de la Cooperativa Ovina Río Bueno, Ignacio Saenz, explicó que “esta cooperativa nace de la Asociación Ovina de Río Bueno, quienes tras varios años trabajando juntos en el rubro nos dimos cuenta de que necesitábamos avanzar hacia algo más comercial. Frente a eso, postulamos a proyectos que nos permitieron hacer una gira y evaluar diferentes tipos de organizaciones, entre las cuales nos llamó la atención la cooperativa”

Y continuó: “Tomamos la decisión de avanzar en esa dirección, nos jugó una mala pasada la pandemia que nos atrasó, pero seguimos avanzando y en 2021 logramos crear la cooperativa con un grupo humano que ya nos conocíamos desde hace nueve años y teníamos clara una línea de trabajo, y cuáles eran las situaciones que nos afectaban como pequeños agricultores, por lo que diseñamos un plan de trabajo. Actualmente somos 17 socios, y estamos abiertos a seguir recibiendo a pequeños agricultores para que nos sigamos potenciando”.

Con respecto a su trabajo, el gerente administrativo explicó que “en general, como lo hemos visto en otras cooperativas, el objetivo es poder vender cortes específicos en alguna tienda o supermercado, y llevar el producto a la mesa de los clientes con un valor agregado. Pero nos dimos cuenta de que para llegar a eso, teníamos que potenciar otras cosas primero. Además, planta faenadora para el rubro tenemos sólo en Puerto Montt y en Victoria, por lo que nos complica el traslado que aumenta los costos”.

En ese contexto, Saenz señaló que “nos dedicamos en primera instancia a solucionar otros problemas. Uno de los grandes era no contar con prestadores de servicios en forma oportuna para las siembras y corte de pasto, ya que cuando el pequeño agricultor tiene tres o cuatro hectáreas para hacer corte, los grandes prestadores de servicio pasan cuando ellos pueden, porque no es negocio para ellos. Lo hacen casi como un aporte a la comunidad, pero lamentablemente el aporte se hace uno o dos meses más tarde de lo que necesitamos”.

“Frente a eso, en nuestro primer año nos ganamos un proyecto de Indap que nos permitió adquirir todas las máquinas necesarias a pequeña escala, para poder suplir esa dificultad, como un tractor pequeño, máquinas segadoras, pateadoras para el pasto, un carro de tiro para trasladar las máquinas, una emboladora pequeña, y gracias a eso pudimos sacar mejor pasto y a un costo bastante más pequeño”, agregó.

Con respecto al proyecto financiado por el Gobierno Regional, el gerente administrativo de la Cooperativa precisó que “otro gran problema para nuestros socios era la limpieza en los corrales, donde en invierno se guardan las ovejas para que no se mojen y las tenemos en cuidado para que no las ataquen perros. Por esa razón, se nos ocurrió a través del guano de la oveja crear una tierra orgánica que después podamos reutilizar en nuestros propios campos como fertilizantes, y por qué no después también comercializarla”.

Y continuó: “Por eso, el proyecto fue enfocado en la compra de una pala para nuestro tractor para hacer una limpieza mucho más rápida, luego dejarla en un lugar que permita voltearla para que se pueda convertir en compost. También compramos un rotocultivador para poder romper la capa cuando el guano se pone duro, y la otra parte del proyecto es un carro de tiro que permite ir desparramando homogéneamente esta tierra orgánica sobre las plantas de los propios usuarios”.

Ignacio Saenz informó que “actualmente estamos terminando los procesos de compra, ya nos llegó la pala e hicimos la prueba de limpiar un galpón y nos dio muy buenos frutos, ya que nos permite agilizar los tiempos y dar un valor a este producto que se estaba botando, sobre todo con los actuales valores de los fertilizantes. Nos da una tremenda ventaja en tiempo hombre, ya que antes en la limpieza uno podía demorarse de una a dos semanas, a pulso sacando el guano con carretilla, y ahora se puede hacer la limpieza en un día de trabajo”.

También destacó el asesoramiento de Fudea Ufro. “Nos apoyaron desde la postulación del proyecto, y luego de la adjudicación han realizado un acompañamiento de las compras, lo cual nos ha ayudado bastante. Sin duda que ha facilitado la ejecución del proyecto”, dijo.



Source link

Déjenos su saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba